Brisa y Krystal: corazones que se entienden

Por Krystal Aguilar / Auxiliar de manejo y cuidado animal del Sasfapr

Brisa fue abandonada a orillas de una carretera en Cabo Rojo. A pesar de la traición, ella se mantuvo esperando a quienes la dejaron, segura de regresarían a buscarla. Cuando la recibimos en el Sasfapr, estaba sumamente delgada, tenía una infección en la piel y sus orejas estaban deformes porque, al parecer, se las cortaron sin las debidas precauciones y atenciones veterinarias. Brisa les tenía terror a las personas, y no era para menos, pues había sufrido mucho.

Con amor, paciencia y ayudándola a sentirse segura, logramos que Brisa se convirtiera en la hermosa nena sociable, juguetona y cariñosa que es hoy. Esta chica se caracteriza por su buen apetito y la forma en que celebra cuando le llevamos sus platitos de comida. ¿Sus pasatiempos? Comer galletitas para perros, limbers de pollo y mantequilla de maní; disfrutar sus juguetes hasta que “revientan solos”, y dormir totalmente patas arriba. Esa chica tiene estilo, y eso nadie lo puede negar.

Brisa es tan inteligente que a veces siento que me escucha y me entiende, pues siempre que le doy sus baños y le explico por qué son importantes, ella me mira fijamente y mueve su cola. Ella y el resto de nuestros inquilinos merecen tener un hogar. Y eso pido todas las noches; pido que Brisa y el resto de los angelitos del Sasfapr sean adoptados por personas que los cuiden y los amen como los cuidaría y los amo yo.

Si quieres ayudar a Brisa y al resto de los perros y gatos que albergamos en el Sasfapr, puedes hacer un donativo por ATH Móvil al 787-612-8587 o Paypal a info@sasfapr.org

Síguenos también en Twitter (@SASFAPR), Facebook (@Sasfapr) e Instagram (santuario.sasfapr) y visita nuestra página web (www.sasfapr.org).

Naty y Britney: enseñanzas que fortalecen

(Por Britney Peña Torres / Auxiliar de manejo y cuidado animal del Sasfapr) 

Naty me ha enseñado mucho. De ella aprendí que es posible confiar y a ser feliz a pesar de las malas experiencias que hayamos tenido.

A Naty la abandonaron hace cuatro años junto a sus hermanitos. Estaba aterrada, con hambre y mucha tristeza. Ella no entendía lo que estaba pasando, y extrañaba a las personas que la traicionaron luego de entregarles su corazón.

Afortunadamente, todo eso quedó atrás, y gracias al amor y los cuidados que Naty ha recibido en el Sasfapr, hoy es una chica cariñosa y juguetona a la que le gusta posar para fotos como toda una “fashionista”. ¿Lo más que le gusta? Jugar con balones y acurrucarse en su frisa con sus juguetes.

Cuando me siento triste y sin ánimo, visito a Naty y la abrazo. Ese abrazo me da las energías para seguir adelante. Ella me enseñó que es posible superar las malas experiencias, los temores y la desconfianza; que con amor, paciencia y solidaridad todos podemos superarnos y mostrar los bellos sentimientos que llevamos dentro.

Mi gran deseo es que Naty halle un hogar donde la amen como se merece y donde pueda dar rienda suelta a su gran corazón.

Si quieres ayudar a Naty y al resto de los angelitos que albergamos en el Sasfapr, puedes hacer un donativo por ATH Móvil al 787-612-8587 o por PayPal a info@sasfapr.org

Síguenos también en Facebook (@Sasfapr), Twitter (@SASFAPR) e Instagram (santuario.sasfapr) o visita nuestra página web (www.sasfapr.org).

Boro y Krystal: gemelos del corazón

Por Krystal Aguilar / Auxiliar de manejo y cuidado animal del Sasfapr

Boro se distingue por la forma particular y feliz en que camina con su collar y correa. En el Sasfapr, todos estamos claros en que, uno no pasea a Boro, él te pasea a ti. Y la alegría y bondad de bebito de 75 libras son tan inmensas como él.

Hace casi dos años, Boro llegó a nuestras instalaciones de una manera terrible: las personas a las que les había entregado su corazón lo lanzaron por encima de la verja y lo abandonaron a su suerte. Cuando lo vi por primera vez, pensé que tendría un carácter fuerte, pero Boro resultó ser todo lo contrario: un gigante triste y ansioso en busca de amor.

Además de pasearnos a nosotros por el patio, Boro disfruta los juguetes de plástico, acurrucarse con su sabanita preferida y degustar limbers de pollo, mantequilla de maní y galletitas para perros. ¡Es que le encanta comer!

Hace unos meses, este galán fue diagnosticado con cáncer de la piel. Recuerdo claramente el día que me enteré de su padecimiento. Nos miramos a los ojos y ambos supimos que todo estaría bien y él continuaría rodeado de amor. A pesar del diagnóstico, Boro sigue igual de fuerte y juguetón, y me recibe todas las mañanas con chillidos de cachorro reclamando atención.

Con Boro siento que no estoy sola, pues ambos tenemos condiciones de la piel, no podemos exponernos al sol por mucho tiempo y nos vemos fuertes, pero somos bondadosos de corazón. Junto a él aprendí que a veces hace falta reposar un poco bajo la sombra, para luego volver a la carga con más fuerza y el corazón repleto de amor.

Si quieres ayudar a Boro y al resto de los perros y gatos que albergamos en el Sasfapr, puedes hacer un donativo por ATH Móvil al 787-612-8587 o Paypal a info@sasfapr.org

Síguenos también en Twitter (@SASFAPR) y Facebook (@Sasfapr) y visita nuestra página web (www.sasfapr.org).