A un año del huracán María

Hace un año, el huracán María nos azotó con fuerza inmisericorde. Al igual que el resto de la Isla, el Santuario enfrentó el embate con gallardía y sufrió graves daños. Las aguas cubrieron nuestros predios e inundaron nuestros edificios y cientos de libras de escombros bloquearon el paso a los edificios donde mantenemos a los animales que son nuestra razón de ser. Los días siguientes a María representaron un gran reto para continuar operaciones y evitar que se perdieran vidas de nuestros angelitos. Y lo logramos de muchas maneras, como el desalojo de cerca de 100 de nuestros perros y gatos en vuelos humanitarios hacia Estados Unidos en momentos en que la comunicación era inexistente y la gasolina escaseaba. Un año después, seguimos levantándonos con la certeza de que somos más fuertes y de que no estamos solos. Gracias a todos por habernos ayudado a salir adelante este año y por demostrarnos que no importa cuán terrible sea el panorama al que nos enfrentemos, siempre habrán manos amigas dispuestas a darnos ese halón para seguir a flote. #sasfapr