Brisa y Krystal: corazones que se entienden

Por Krystal Aguilar / Auxiliar de manejo y cuidado animal del Sasfapr

Brisa fue abandonada a orillas de una carretera en Cabo Rojo. A pesar de la traición, ella se mantuvo esperando a quienes la dejaron, segura de regresarían a buscarla. Cuando la recibimos en el Sasfapr, estaba sumamente delgada, tenía una infección en la piel y sus orejas estaban deformes porque, al parecer, se las cortaron sin las debidas precauciones y atenciones veterinarias. Brisa les tenía terror a las personas, y no era para menos, pues había sufrido mucho.

Con amor, paciencia y ayudándola a sentirse segura, logramos que Brisa se convirtiera en la hermosa nena sociable, juguetona y cariñosa que es hoy. Esta chica se caracteriza por su buen apetito y la forma en que celebra cuando le llevamos sus platitos de comida. ¿Sus pasatiempos? Comer galletitas para perros, limbers de pollo y mantequilla de maní; disfrutar sus juguetes hasta que “revientan solos”, y dormir totalmente patas arriba. Esa chica tiene estilo, y eso nadie lo puede negar.

Brisa es tan inteligente que a veces siento que me escucha y me entiende, pues siempre que le doy sus baños y le explico por qué son importantes, ella me mira fijamente y mueve su cola. Ella y el resto de nuestros inquilinos merecen tener un hogar. Y eso pido todas las noches; pido que Brisa y el resto de los angelitos del Sasfapr sean adoptados por personas que los cuiden y los amen como los cuidaría y los amo yo.

Si quieres ayudar a Brisa y al resto de los perros y gatos que albergamos en el Sasfapr, puedes hacer un donativo por ATH Móvil al 787-612-8587 o Paypal a info@sasfapr.org

Síguenos también en Twitter (@SASFAPR), Facebook (@Sasfapr) e Instagram (santuario.sasfapr) y visita nuestra página web (www.sasfapr.org).