Braulio y Dellymar: la maravilla de ser imperfectos

(Por Dellymar B. Bernal Martínez / Presidenta del Santuario de Animales San Francisco de Asís, Inc.)

Braulio fue abandonado el pasado 4 de abril al mediodía. Estaba desnutrido y se veía aletargado. Tan pronto lo rescatamos, procedimos a bañarlo porque parecía tener un ataque de calor. En el proceso, Braulio comenzó a sangrar por la boca, los ojitos y el ano. Así que corrimos con él a la Clínica Veterinaria de Lajas, donde el amable Dr. Socarrás nos reveló que este nene de solo cuatro meses había sido envenenado con veneno para ratas.

Braulio estuvo una semana hospitalizado, y gracias las diligentes atenciones que recibió en la clínica logró superar la terrible crisis que por poco le roba la vida. No obstante, Braulio sufrió daños neurológicos que le impiden mover con agilidad sus patitas traseras. Aún así, este gigante color ébano corre, juega y mueve la cola con la intensidad de una batidora. ¿Sus pasiones? Las galletitas para perro, chapaletear en la piscina, jugar y comer.

Cada vez que lo miro y veo su cola agitada, sus saltos a medias y la gran lengua colgando de su hocico listo para llenarme de besos, me doy cuenta del poder tan grande que tenemos de salvar y cambiar vidas. Braulio, con su pegajosa alegría y pasión por vivir, me recuerda que nuestras imperfecciones nos hacen únicos y especiales; nos hacen perfectos.

Braulio me enseñó que podemos superar crisis terribles, seguir adelante y ser felices. Ahora nosotros queremos enseñarle que una segunda oportunidad junto a una familia es posible y que estamos listos para cumplirle la promesa de amor, seguridad y adopción.

Si quieres conocer a Braulio, escribe a info@sasfapr.org. Te lo advertimos: si lo conoces, te vas a enamorar.

Para ayudar a nuestro gigante y al resto de los perros y gatos que albergamos en el Sasfapr, puedes hacer un donativo por ATH Móvil al 787-612-8587. Síguenos también en Twitter (@SASFAPR), Facebook (@Sasfapr) e Instagram (santuario.sasfapr) y visita nuestra página web (www.sasfapr.org).