La mascota de la semana: Goyo

Mi nombre es Esmeralda y llevo aproximadamente un año y cuatro meses siendo parte del Santuario de Animales San Francisco de Asís (Sasfapr). En este tiempo he tenido la dicha de conocer muchos animalitos especiales, a los que les he tomado mucho cariño. Uno de estos chicos es Goyo, un gatito que se ha transformado con los mimos y el amor que le hemos dado.

Goyo llegó al Sasfapr unos meses antes que yo. Tenía poco pelaje, estaba triste, y les tenía mucho miedo a las personas. En aquel tiempo, era uno de los gatos más ariscos y agresivos, y se mantenía escondido en su jaula. Pero todo eso quedó en el pasado.

Actualmente, Goyo adora que lo acaricien, lo cepillen y lo mimen. Y su pasatiempo favorito es disfrutar de las mañanas en el catio (área de juegos de los gatos). Este hermoso gatito padece el virus de inmunodeficiencia felino (VIF), conocido como sida felino. Lo único que significa esto es que su sistema inmunológico es débil y que debemos estar pendientes de que no se enferme.

Todos los gatitos merecen una segunda oportunidad, para demostrar lo que ha dejado claro Goyo: que pueden ser felices, que pueden estar saludables y que saben robar corazones. Como ven, se robó completamente el mío.

Por Esmeralda Montalvo
Auxiliar de manejo y cuidado animal del Sasfapr

Si deseas ayudar a Goyo y a sus amigos de cuatro patas en el Sasfapr, puedes hacer un donativo:

  • Paypal: info@sasfapr.org
  • Ath móvil: 787-612-8587

Juntos podemos hacer la diferencia.

Ayudar a las mascotas con miedo a los truenos

Ayudar a las mascotas con miedo a los truenos

 

No todos los animalitos reaccionan de la misma manera en época de tormentas y algunos hasta entran en estado de pánico, por lo que se hace necesario el consuelo de los dueños. Existen distintas técnicas para llevar a cabo y que sufran lo menos posible. Hay algunos que tienen miedo a otros elementos como la lluvia o el viento y también están aquellos que sufren por ruidos repentinos.

Ayudar a las mascotas con miedo a los truenos
 

Cuando comienza la época en que las lluvias con truenos son más frecuentes, algunos perros y gatos comienzan a manifestar su temor a los ruidos que provocan las tormentas y, con frecuencia, buscan el consuelo de sus dueños. Pero a veces entran en un estado de pánico tal que resulta imposible calmarlos. Además, nunca se sabe si las medidas que se toman van a tranquilizarlo o a agravar su ansiedad.

Entre los posibles remedios que aconsejan los especialistas, se considera desde algún calmante para tranquilizarlos, hasta técnicas para hacer que el animal les pierda el temor a los truenos y entrenarlo para que busque un refugio donde se sienta a salvo en medio de una tormenta.

No se sabe cuál es el origen del miedo a los truenos y no hay un tratamiento garantizado, según veterinarios especializados en el comportamiento de los perros, lo que puede ayudar a un perro tal vez no tenga efecto con otro animal; un método que funciona durante una tormenta puede no servir en otra. Algunas razas tienen fama de sufrir mucho con los truenos, sin embargo ese temor no se limita a una raza en especial, ni a la edad, ni el sexo de un perro, aseguran los especialistas, y se trata de determinar qué es lo que genera en los perros fobia a los truenos. Entre las teorías predominantes se cree que algunos perros están predispuestos genéticamente; otros les tienen miedo a las tormentas luego de sufrir una mala experiencia o ver una persona o animal que se pone ansioso durante un temporal. Otros pueden sufrir de ansiedad en otras situaciones, como por ejemplo si se quedan solos. En tanto que otros perros les tienen miedo a otros elementos, como la lluvia y el viento. También hay quienes son sensibles a los ruidos repentinos, y no faltan aquellos que les temen a los truenos pero no a otros sonidos.

El miedo a los truenos generalmente se manifiesta después de los cuatro o cinco años, afirman los especialistas en veterinaria de la Western University of Health Sciences de Pomona, California, basados en un estudio de investigación. La intensidad del miedo puede variar. Algunos se muestran moderadamente ansiosos. Otros tiemblan y jadean, llegando a un estado casi catatónico. En los casos más severos, el perro puede lastimarse al atravesar ventanales o salir corriendo hacia la calle en medio de una tormenta. Porque sienten un ruido que los acorrala por todos lados, y al parecer resulta una experiencia aterradora para muchos animales sensibles. Los dueños pueden tratar de insensibilizar al animal con una técnica que consiste en hacer sonar un CD o una cinta con sonidos de una tormenta durante un minuto y apagando el aparato cuando el perro se altera. Se espera que el animal se calme, y se hace sonar nuevamente la música por un breve lapso. Se repite la operación unas cinco veces, con intervalos de unos diez minutos, durante cuatro o cinco días. Se deja pasar unas dos semanas y se hace una sesión similar. Pero consideran que es muy probable que el ruido sea tan sólo una de las cosas que le molestan al perro, y que también coexisten elementos como la estática y los cambios en la presión atmosférica que podrían incidir. Esto explicaría por qué los perros presienten las tormentas antes que los humanos, y por qué algunos animales sienten miedo si están en la casa pero no en un auto. O por qué buscan refugio en la bañadera o la ducha.

Actúan como un barómetro y se cree que puede ser por la presión atmosférica o la estática, debido a que los perros reciben descargas de la estática y buscan sitios donde eso no suceda. Conviene buscar un lugar donde el perro se sienta seguro, y entrenarlo para que vaya allí durante una tormenta. Podría ser un lugar en el sótano, con las cortinas bajas y la luz prendida, para que resulte más difícil ver los relámpagos.i

TIPS
-El siamés es un gato muy popular, que además de bello y elegante, posee inteligencia, ingenio y mucho carácter. Los gatos comunes son inteligentes, leales, adaptables y fieles animales de compañía.
-200 millones de células olfativas posee la nariz de los perros, mientras que la del ser humano tiene cerca de cinco millones. Es por esta razón que los perros pueden reconocer miles de aromas diferentes.

¿Mucho tiempo sentados?
Si el perro o gato se mantienen mucho tiempo sentados y se resisten a ponerse de pie, hay que prestar atención porque puede haber una inflamación de las glándulas anales.

Buena convivencia
Si un perro y un gato crecieron juntos, se harán excelentes amigos. Si la convivencia comenzó en la edad adulta, dependerá del carácter y de la adaptación del nuevo inquilino.

Los gatos siempre buscan esconderse ante los ruidos
No es poco frecuente que los gatos también les teman a ruidos fuertes, en especial truenos y fuegos artificiales. Por lo general, lo demuestran escondiéndose. Un gato que sufre de un miedo acentuado por ruidos fuertes puede empezar a mostrar conductas ansiosas antes de que empiecen los truenos. La lluvia en el techo de la casa, los destellos o luces brillantes o inclusive la caída en la presión atmosférica anterior a una tormenta pueden ser suficientes para disparar su ansiedad.

Ante estas situaciones lo más importante es mantener la calma. Esta actitud ayudará al gato a sentirse seguro. Quizá pueda intentar jugar con él para distraerlo del ruido de los truenos o fuegos artificiales.

Hay que asegurarse que el gato tenga un lugar seguro donde buscar refugio. Típicamente, los gatos correrán debajo de una cama o silla para escapar de los ruidos fuertes. Elige estos lugares porque se siente protegido y el ruido del trueno o fuegos artificiales se amortigua. Si el gato no eligió un lugar con este fin, hay que proporcionarle uno. Intentar dejar algunos bocados de su alimento preferido en un lugar seguro para propiciar que vaya ahí.

De la misma forma que con los perros, se puede intentar quitarle el temor al gato, ante los ruidos intensos, para que el sonido se le haga normal.

Se utiliza la misma técnica del CD, poniendo una grabación de truenos grabados a un volumen bajo y en intervalos cortos mientras que se monitorea su comportamiento. Este proceso es largo y requiere de paciencia, pero se puede lograr mitigar el temor.

Tomado de: http://www.diariopopular.com.ar/notas/160796-ayudar-las-mascotas-miedo-los-truenos

Control de pulgas en gatos

Control de pulgas en gatos

cat

Las pulgas que con mayor frecuencia encontramos en nuestros gatos y perros son las llamadas “pulgas del gato” (Ctenocephalides felis).  En ocasiones, también encontramos la “pulga del conejo” y la “pulga del erizo” parasitando al gato. Gracias a los nuevos tratamientos disponibles, ahora es posible  controlar eficazmente  las infestaciones por pulgas en nuestros gatos.

¿Por qué es importante controlar las pulgas?
 
Algunos gatos conviven con sus pulgas sin mostrar ningún síntoma de enfermedad, pero:

  • La pulga del gato alberga la fase larvaria de la tenia Dipylidium caninum. Los gatos pueden ser infestados con estos gusanos cuando ingieren las pulgas mientras se acicalan. Además, las pulgas tienen el potencial de transmitir otros agentes infecciosos.
  • Las pulgas adultas se alimentan de la sangre del gato, lo que  puede producirles debilidad, anemia y muerte, sobre todo en gatitos jóvenes.
  • Algunos perros y gatos desarrollan  alergia a la picadura de pulga, que se manifiesta con fuertes picores y rascado excesivo e incluso enfermedades de la piel.
  • Las pulgas pueden picar a las personas, por lo general alrededor de los tobillos, causando prurito.

¿Mi gato tiene pulgas?                       

No suele ser fácil descubrir las pulgas adultas sobre el gato, ya que suelen ingerirlas mientras se acicalan.
A veces, el único síntoma de la infestación es que el gato se rasque o que sus propietarios tengan picaduras de insecto alrededor de los tobillos. La mejor manera de demostrar la presencia de pulgas es  peinar el gato cuidadosamente con un peine antipulgas sobre una superficie limpia y blanca como una hoja de papel. Las pulgas y sus excrementos (que contienen sangre del gato) se depositan en la superficie. Si se colocan en un algodón húmedo, las heces de  pulga se disuelven lentamente, dejando un rastro de sangre.

El ciclo de vida de la pulga

La pulga adulta vive de forma permanente sobre su hospedador animal – su perro o gato. Pueden sobrevivir fuera de su anfitrión un máximo de seis meses, y su esperanza de vida es de unos 2 años.

A los dos días de haber encontrado un nuevo hospedador, la hembra madura comienza a poner huevos (alrededor de 50 por día).

Los huevos caen del pelaje del animal junto con heces de pulga. Estas heces proveen de alimento a las larvas de la pulga durante su desarrollo. Los huevos y las larvas se pueden encontrar en cualquier sitio en el que hayan estado el perro o gato, pero se concentran especialmente en sus camas o en áreas donde su mascota desarrolla mayor actividad.

Las larvas de pulga huyen de la luz y se esconden en la profundidad de alfombras o tapicerías. Allí las larvas se convierten en pupas, envueltas en un capullo pegajoso

La pulga adulta se desarrolla dentro de este capullo y sale de él cuando percibe la presencia de una persona o animal en su entorno, ya que son capaces de detectar la presión, el ruido y las vibraciones de los pasos  e incluso el calor y el dióxido de carbono emanados por el cuerpo.

La pulga puede emerger de su capullo y saltar sobre su hospedador en cuestión de segundos.
Las pulgas pueden permanecer viables dentro del capullo durante dos años; sin embargo, en condiciones favorables, el ciclo puede completarse en tan sólo quince días. Lamentablemente,  nuestros hogares con calefacción, alfombras y tapicerías proveen durante todo el año a las pulgas de condiciones óptimas para su desarrollo.

Para más detalles entre al siguiente enlace: http://www.fabcats.org/gemfe/articulos/pulgas.html