Naty y Britney: enseñanzas que fortalecen

(Por Britney Peña Torres / Auxiliar de manejo y cuidado animal del Sasfapr) 

Naty me ha enseñado mucho. De ella aprendí que es posible confiar y a ser feliz a pesar de las malas experiencias que hayamos tenido.

A Naty la abandonaron hace cuatro años junto a sus hermanitos. Estaba aterrada, con hambre y mucha tristeza. Ella no entendía lo que estaba pasando, y extrañaba a las personas que la traicionaron luego de entregarles su corazón.

Afortunadamente, todo eso quedó atrás, y gracias al amor y los cuidados que Naty ha recibido en el Sasfapr, hoy es una chica cariñosa y juguetona a la que le gusta posar para fotos como toda una “fashionista”. ¿Lo más que le gusta? Jugar con balones y acurrucarse en su frisa con sus juguetes.

Cuando me siento triste y sin ánimo, visito a Naty y la abrazo. Ese abrazo me da las energías para seguir adelante. Ella me enseñó que es posible superar las malas experiencias, los temores y la desconfianza; que con amor, paciencia y solidaridad todos podemos superarnos y mostrar los bellos sentimientos que llevamos dentro.

Mi gran deseo es que Naty halle un hogar donde la amen como se merece y donde pueda dar rienda suelta a su gran corazón.

Si quieres ayudar a Naty y al resto de los angelitos que albergamos en el Sasfapr, puedes hacer un donativo por ATH Móvil al 787-612-8587 o por PayPal a info@sasfapr.org

Síguenos también en Facebook (@Sasfapr), Twitter (@SASFAPR) e Instagram (santuario.sasfapr) o visita nuestra página web (www.sasfapr.org).

Boro y Krystal: gemelos del corazón

Por Krystal Aguilar / Auxiliar de manejo y cuidado animal del Sasfapr

Boro se distingue por la forma particular y feliz en que camina con su collar y correa. En el Sasfapr, todos estamos claros en que, uno no pasea a Boro, él te pasea a ti. Y la alegría y bondad de bebito de 75 libras son tan inmensas como él.

Hace casi dos años, Boro llegó a nuestras instalaciones de una manera terrible: las personas a las que les había entregado su corazón lo lanzaron por encima de la verja y lo abandonaron a su suerte. Cuando lo vi por primera vez, pensé que tendría un carácter fuerte, pero Boro resultó ser todo lo contrario: un gigante triste y ansioso en busca de amor.

Además de pasearnos a nosotros por el patio, Boro disfruta los juguetes de plástico, acurrucarse con su sabanita preferida y degustar limbers de pollo, mantequilla de maní y galletitas para perros. ¡Es que le encanta comer!

Hace unos meses, este galán fue diagnosticado con cáncer de la piel. Recuerdo claramente el día que me enteré de su padecimiento. Nos miramos a los ojos y ambos supimos que todo estaría bien y él continuaría rodeado de amor. A pesar del diagnóstico, Boro sigue igual de fuerte y juguetón, y me recibe todas las mañanas con chillidos de cachorro reclamando atención.

Con Boro siento que no estoy sola, pues ambos tenemos condiciones de la piel, no podemos exponernos al sol por mucho tiempo y nos vemos fuertes, pero somos bondadosos de corazón. Junto a él aprendí que a veces hace falta reposar un poco bajo la sombra, para luego volver a la carga con más fuerza y el corazón repleto de amor.

Si quieres ayudar a Boro y al resto de los perros y gatos que albergamos en el Sasfapr, puedes hacer un donativo por ATH Móvil al 787-612-8587 o Paypal a info@sasfapr.org

Síguenos también en Twitter (@SASFAPR) y Facebook (@Sasfapr) y visita nuestra página web (www.sasfapr.org).

Frida y Esmeralda: un apoyo mutuo sin igual

Por Esmeralda Montalvo / Auxiliar de Cuidado y Manejo Animal del Sasfapr

Frida es una bolita de pelos juguetona y super cariñosa. También es una “senior” que padece leucemia felina (VLFE), y complicaciones respiratorias de vez en cuando. Pero esto no detiene su festival de ronroneos cuando me acerco a revisarla y a darle su ración diaria de cariño intenso.

Tengo el privilegio de ser parte de la familia del Santuario de Animales San Francisco de Asís (Sasfapr) hace unos meses, y desde que me integré al equipo Frida se me enganchó del corazón.

En ese momento, yo no entendía las atenciones y los tratamientos con medicinas y terapias respiratorias que el equipo le daba a esa hermosa gatita. Y es que, al tener el sistema inmunológico comprometido, Frida se fatiga y se congestiona mucho, especialmente durante los días lluviosos y cuando los polvos del Sahara están en su apogeo.

Frida ha mejorado muchísimo en los últimos meses gracias a los cuidados que le damos y al amor que recibe de la familia del Sasfapr. Y es una de mis gatitas favoritas. Su deseo de seguir adelante y de dar cariño me demostraron que uno puede sobreponerse a los obstáculos y buscar la manera de resurgir cada vez con más fuerza.

Cuando siento que me falta la energía, que las barreras se hacen más altas y que un día gris opaca mi camino, miro y abrazo a Frida. Si ella puede, de seguro yo también.

Si quieres ayudar a Frida y al resto de los perros y gatos que albergamos en el Sasfapr, puedes hacer un donativo por ATH Móvil al 787-612-8587 o Paypal a info@sasfapr.org

Síguenos también en Facebook (@Sasfapr), Twitter (@SASFAPR) e Instagram (santuario.sasfapr).